Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz

Por una Fiscalización Superior confiable, oportuna y eficaz

Mensaje del Auditor General

  • Fecha de actualización: 28/03/2016
  • Responsable de la información: Auditor General

Mensaje del día: Lunes, 28 de Marzo de 2016

Mis reflexiones sobre la ética y el servicio público

Toda mi carrera profesional la he desarrollado dentro de la Administración Pública Estatal; carrera que inicié en el año de 1978 en lo que entonces era una Dirección General y actualmente es Secretaría, donde la comunicación era estrictamente de jefe-subordinado y rara vez teníamos contacto con el Titular de la Dirección.

Como todo en la vida, la Secretaría evolucionó de tal manera que su estructura organizacional creció, fueron incorporándose nuevos servidores públicos y nuevas responsabilidades. La línea de mando persistía entre jefe-subordinado, pero ya hubo un mayor acercamiento con el Titular de la Dependencia para conocer los trabajos que se realizaban y quiénes los realizaban.

La Administración Pública, para que funcione como la maquinaria de un reloj, es decir, que todos sus componentes trabajen al unísono, debe contar con una reglamentación que le dé vida y le permita irse adecuando a los cambios sociales, políticos y culturales.

Al tener una reglamentación sólida, su estructura orgánica será fuerte y tendrá bien definidos los ámbitos de competencia. Y si a esta estructura le asignamos personas talentosas, comprometidas, íntegras y con una gran vocación de servicio, el éxito de la Dependencia o Entidad estará asegurado. De no ser así, podría ser como un barco en alta mar que navega sin rumbo y sin destino. Un buen capitán con liderazgo y conocimientos lo conducirá a buen puerto y un buen Directivo llevará a la organización al éxito.

Para mí el liderazgo efectivo es aquel en el que el líder lleva a su organización a cumplir con éxito sus metas en unión de todos sus integrantes y estos están comprometidos porque les explicó, los escuchó, inclusive aceptó sus sugerencias de lo que se debe hacer y cómo hacerse; les advirtió de los retos que tendrán y las dificultades que se les pueden presentar. Es decir, el líder debe tener intuición y visión de futuro.

Ahora bien, el componente más importante de una organización es su capital humano, es decir, sus colaboradores, quienes deben estar convencidos, primero, de que lo que están realizando lo hacen porque les gusta y porque saben cómo hacerlo; segundo, porque saben que el trabajo que están desarrollando -que es importante, clave en su entorno- es parte de un todo que es la organización, la que debe formar un círculo perfecto,  articulada a los demás componentes del trabajo; y, tercero, porque saben que lo más importante de la organización son ellos y en la medida en que estén capacitados y preparados, lograrán las metas institucionales.

En repetidas ocasiones he comentado que desempeñarse como Servidor Público es un privilegio y lo comento porque en más de 30 años de experiencia, he tenido oportunidad de convivir con diversas personas y sectores de la sociedad, y es grato escuchar cuando expresan que han recibido una buena orientación, un buen servicio, una buena obra pública, etc., como es lamentable cuando expresan alguna molestia por un mal trato, inclusive por haber recibido obras o servicios de mala calidad. Sus voces son la orientación de que el servicio público va por buen camino o hay que rectificar el rumbo.

Actualmente existen cursos de capacitación, talleres, libros, etc., en los que se explica qué es el servicio público y qué son los servidores públicos; insisto en que independientemente de que son muy valiosos estos métodos de enseñanza, el más efectivo es el ejemplo de la persona que llega a ocupar un puesto en el servicio público y esta persona transmite dedicación al trabajo, compromiso, solidaridad, honradez y respeto, ya que con su conducta hará que todos aquellos que están cerca, imiten este comportamiento.

Me enseñaron a respetar pero también a exigir ser respetado, a ganarme el sustento a través de mi esfuerzo, de manera honesta, a no desear más allá de lo que pueda obtener de manera digna, en la convicción que todo se puede lograr de manera responsable, y aunque quizá esto suene fuera de época, para mí está vigente.

La integridad en el servicio público no debe verse como un asunto de moda o algo pasajero, es un tema fundamental en la actuación de los colaboradores del gobierno, pues es lo que permite que la Administración Pública sea percibida por la sociedad como el instrumento que le brindará bienes, servicios y obras de calidad, impulsando con ello el bien común.

De allí la importancia de que en el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz (ORFIS), a través de las tareas de capacitación, de revisión preventiva, de auditorías financieras, técnicas a la obra pública, de desempeño y de legalidad,  e incluso de promoción de sanciones, continuemos promoviendo el apego a la legalidad y a los valores éticos, con la convicción de que nuestro compromiso institucional es contribuir a que las acciones gubernamentales y la aplicación de recursos públicos, se traduzcan efectivamente en mayores niveles de bienestar para los ciudadanos, en mayor equidad y justicia social.

Que tengan un excelente inicio de semana.

Mensajes Anteriores

Ubicación
Carretera Xalapa-Veracruz No. 1102, Esq. Boulevard Culturas Veracruzanas, Reserva Territorial, C.P. 91096, Xalapa Veracruz.
Conmutador: 01 (228) 841 8600; Lada sin costo: 01 (800) 215 2745 Fax: 01 (228) 813 9117 y 01 (228) 813 7777
Unidad Técnica Responsable de la Página: Coordinación de Servicios Informáticos
webmaster@orfis.gob.mx

Ultima modificación:

Mapa del sitio